セファルディ博物館

El Museo Sefardí de Toledo se ubica en la Sinagoga de Samuel ha-Leví o del Tránsito, conocida popularmente así en Toledo, en plena judería de la ciudad. Esta Sinagoga, mandada a construir a mediados del siglo XIV por Samuel ha-Leví (tesorero real y oidor de la audiencia en la corte de Pedro I de Castilla), es la principal pieza de la colección del museo, así como uno de los más exclusivos y bellos ejemplos de la arquitectura sinagogal de la Península Ibérica.

    A partir de la expulsión de los judíos en 1492, la sinagoga pasa a manos de la Orden de Calatrava, sirviendo de Iglesia, hospital y asilo. El edificio es, en sí, una síntesis de las tres culturas y exponente de la tradicional ya asimilación de la arquitectura local por las comunidades judías. La estructura es sencilla y obedece a las necesidades básicas de su vida espiritual, con el nicho en el muro sagrado oriental, hejal, y la Galería de Mujeres, el espacio reservado en la planta superior para las mujeres y los niños durante los cultos sinagogales, que hoy explica el ciclo vital y festivo judío.


    El Museo Sefardí es el único museo estatal que recoge y expone los testimonios de la cultura material desde la llegada de los judíos a Hispania en época romana, hasta la llamada “Edad de oro” en al-Andalus, y posteriormente en los reinos cristianos. En su exposición permanente, el museo divulga los aspectos históricos, sociales y culturales de los judíos en España, los sefardíes. Cuenta con cinco salas, y dos recuperados patios: el patio norte o Jardín de la Memoria, a modo de necrópolis judía, que cuenta con la instalación multisensorial “Jardín Sonoro” (donde se reproducen los sonidos cotidianos de la judería), y el patio este, que acoge la excavación arqueológica y sirve de área de descanso y de exposición de la colección de esculturas contemporáneas con las que cuenta el museo.


    El edificio es de planta rectangular, tejado a cuatro vertientes y muros de mampostería y ladrillo, con arcos ojivales en la parte superior. La Gran Sala de Oración está cubierta por una armadura de par y nudillo con tirantes dobles y ochavada, realizada en madera de conífera, que constituye una de las muestras más sobresalientes de la carpintería hispana de la Edad Media. A pesar de haber perdido parte de su policromía original, todavía son apreciables los colores verde, azul, rojo, anaranjado, blanco y negro, así como algunas inscripciones árabes y hebreas. Destaca la decoración de yeserías a lo largo de todos sus muros, en cintas epigráficas y decorativas que alcanzan en el muro este su máxima expresión por ser el lugar en el que se encuentra el hejal, donde en un armario especial (arón ha qodes) se guardaban los rollos de la Ley o sefarim. Es otro ejemplo de la eficacia alcanzada por los alarifes mudéjares, que dieron forma en el yeso a un sinfín de tallos, frutos, flores, dibujos geométricos, temas heráldicos, columnas, capiteles e inscripciones hebreas a las que después aplicaron una capa pictórica en tonos verdes, rojos, azules, negros y blancos, que debido al paso del tiempo y a restauraciones poco controladas, han perdido parte de su policromía original. Los mismos ventanales con arcos cegados con otros ojivales y decorados con lacerías producen un efecto de luz tamizada que se mezclaría con la producida por las lámparas de aceite que se describen en una de las inscripciones de la sinagoga.

Más información: http://museosefardi.mcu.es

Facebook: Museo Sefardí de Toledo

Twitter: @Museosefardi

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES