Toledo Romano

Época romana (Toletvm)

La primera mención escrita sobre Toledo data del año 192 a. C. cuando Tito Livio escribe escuetamente 'Parva urbs, sed loco munitia' -ciudad pequeña, pero bien fortificada-. Ciudad, no poblado. Era por tanto un lugar muy importante, donde la calzada que unía Caesaraugusta (Zaragoza) con Emerita Augusta (Mérida), se juntaba con el paso del Tajo hacia Hispalis y Bética, lo que favoreció su florecimiento en tiempos del imperio.

Aún se pueden ver restos de los templos, teatro romano, anfiteatros, una fuerte muralla así como caminos, puentes y un sistema hidráulico de abastecimiento y evacuación de aguas. Según la extensión de las ruinas del circo romano, éste podía dar cabida  a cerca de 13.000 espectadores, cifra nada desdeñable en la época, a finales del siglo I d.C.

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES