¿Qué ver?

Actualmente, Toledo conserva la imagen de ciudad medieval refugiada en murallas y torreones de las cuales se abren distintas puertas por las que se puede acceder a su impresionante casco histórico. Desde su entrada principal, la Puerta de Bisagra hasta el Puente de San Martín y el Puente de Alcántara, en distintas posiciones, su recinto histórico ofrece numerosos sitios que visitar y contemplar.

La solemne Catedral, la neurálgica Plaza de Zocodover o el imponente Alcázar frente al Tajo son sólo unos ejemplos de los muchos monumentos y edificios históricos que la ciuda alberga. Museos como el Museo de Santa Cruz, que acoge habitualmente exposiciones itinerantes, algunas de ellas procedentes del Museo del Prado de Madrid; el Museo Sefardí, el Museo de los Concilios Visigodos, el Museo de Victorio Macho o la Casa-Museo del Greco, donde se encuentra la obra más importante del pintor cretense, uno de los personajes más ilustres de la ciudad.

Las mezquitas del Cristo de la Luz y de Tornerías, las sinagogas de Santa María la Blanca y del Tránsito, el Monasterio de San Juan de los Reyes, el Palacio de Fuensalida, la Iglesia de los Jesuitas o los conventos de Santo Domingo y Santa Isabel...muchos edificios que ver por fuera y por dentro que representan sólo es una muestra de la riqueza monumental que posee Toledo

Conocer Toledo no es únicamente visitar sus calles y los imponentes monumentos que la ciudad guarda en su interior. Para imbuirse más en su historia y en su arte, la ciudad ofrece numerosas combinaciones artísticas y culturales con salas de exposiciones, galerías de arte y recorridos que se pueden improvisar por sus estrechas calles, callejones, plazas y rincones. Una de las propuestas que se suele hacer al turista es visitar los tradicionales patios de las casas toledanas y disfrutar de su belleza, sobre todo durante sus fiestas, especialmente en la Semana Grande del Corpus Christi (mayo-junio), ya que la mayoría se engalanan para tal ocasión. Si se encuentra una puerta abierta en el Casco Histórico, no lo dude, adéntrese y disfrute de su colorido y de su luz.