Puerta de Doce Cantos

Es la más modesta de todas las puertas y la única que no cumple más con su función de dar paso del barrio de Alficén al puente de Alcántara.

No conducía fuera de la ciudad, sino a la fortificada plaza de Armas la Puerta de Alcántara.

Estuvo cegada largos siglos y con las reformas urbanísticas en los años veinte del siglo XX se vio recuperada y declarada bien de interés cultural, aunque resultó alterada su estructura árabe.

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES