Palacio de Galiana

El edificio actual, situado en lo que tradicionalmente se llama la Huerta del Rey, se reconstruyó en el siglo XIV sobre e el palacio de recreo del rey taifa Al-Mamún.

Sería un espléndido jardín botánico y finca de recreo en le siglo XI, ya que se conservan descripciones contemporáneas del lujoso palacio de verano y su alberca, en cuyo centro se levantaba un fantasioso kiosco con vidrios de colores.

Aquí fue hospedado Alfonso VI de Castilla, en su exilio toledano durante las luchas fratricidas con el rey Sancho II de León. Un año más tarde, muerto ya su amigo Al-Mamún, sin digno heredero, el castellano ocupó el palacio durante el asedio de la ciudad. Los almorávides destrozaron los jardines en sus intentos de recuperar Tolaitola, acabando la destrucción las tropas cristianas que los vencieron en Navas de Tolosa. La finca llegó a manos de la Emperatriz Eugenia de Montijo, quien quiso restaurar el palacio, pero esto no se hizo hasta 1931, cuando es declarado ya monumento histórico-artístico.

El actual palacete de estilo mudéjar magníficamente restaurado, aunque con algunas licencias historicistas es un edificio de planta rectangular, con una gran sala dividida en tres naves, terminados en sendas alcobas. Un cuerpo transversal con patio interior comunica las naves entre sí. Una fachada da la Tajo y la otra a un estanque, que bien puede ocupar el lugar de aquella primera caprichosa alberca. Los restos de la policromía del siglo XIII y las yeserías del XIV atestiguan que el palacio fue reconstruido después de la de Las Navas.

Desde el siglo XVI reciben el nombre actual, en memoria de los fabulosos palacios y jardines que habitaría en el alficén toledano la bella princesa musulmana, legendaria hija el rey Galafre y esposa de Carlomagno.

 

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES