Iglesia de San Andrés

Es uno de los templos más interesantes de Toledo ya que reúne elementos de épocas tan variadas como una pilastra visigoda y una capilla de falsos mármoles del siglo XVIII, dejando sus huellas también los siglos intermedios.

Ya su portada principal llama la atención, única en su género en Toledo, que responde al estilo almohade y presenta curiosas columnillas de cerámica verde encima de la puerta. De época visigoda son los capiteles, el pasado musulmán está representado por un cipo funerario.

En el siglo XVI se añadió la sólida cabecera tardo-gótica, con contrafuertes exteriores que vencen el considerable desnivel, mientras que su interior presenta delicadas nervaduras de tipo palmeras y bóvedas con mocárabes en las naves del crucero. Esta elegante decoración, muy similar a la de San Juan de los Reyes, contrasta con la severidad de los arcos de herradura que separan las tres naves de la iglesia, cubiertas por sencillos artesonados de madera. Los retablos son de Juan de Borgoña, el artífice de todas las pinturas murales de la Sala Capitular catedralicia. Sólo se puede visitar antes o después de las misas.

Es escenario de la muy popular y emotiva procesión de la Virgen de la Alegría, la noche de la Resurrección.

 

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES