Ermita del Cristo de la Vega

Sobre los restos de la basílica visigoda de Santa Leocadia se erige hoy la ermita del Cristo de la Vega, en la que se conserva el ábside del siglo XIII, siendo el resto destruido en la guerra de Independencia.

Al exterior del ábside se conservan restos de policromía y la única nave está decorada, tanto exterior como interiormente, con cuatro órdenes de esbeltas arquerías ciegas, inusual en los interiores.

El presbiterio está presidido una talla de Cristo con una mano desclavada, protagonista de la famosa leyenda recogida por Zorrilla como "A buen juez mejor testigo". Desde el siglo XVII se celebran los afamados "reviernes", durante las siete semanas entre la Pascua de Resurrección y la de Pentecostés.

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES