Convento de Santo Domingo el Real

La actual iglesia conventual se comenzó a construir hacia 1568 por Diego de Velasco "el Mozo", a ella se accede a través de un pórtico renacentista apoyado sobre cuatro esbeltas columnas toscanas. Marca la aparición en Toledo de la bóveda elíptica.Tiene dos naves paralelas y varias capillas con buenos retablos como el de San Juan Bautista, obra de Juan Bautista Monegro, de principios del XVII, o el de la capilla de los Silva, obra del arquitecto de la iglesia.

Las puertas del coro conservan batientes mudéjares del siglo XV, enmarcadas por yeserías. El coro, de gran riqueza artística, ocupa la primera iglesia conventual del siglo XIV. Se trata de una construcción de principios del siglo XV, de estilo gótico-mudéjar, decorada por numerosas obras de arte. El extenso convento fundado en el siglo XIV, está hoy dividido para varios usos, una parte está ocupado por la Orden de las Comendadoras que administran una guardería, otra está ocupada por los archivos y oficinas del Catastro.

La entrada al convento está junto a este segmento, bastante alejada de la iglesia. El complejo edificio se estructura alrededor de dos grandes claustros, uno gótico y otro renacentista, compartido éste con las Madres Comendadoras. En su época primera, cuando profesaron aquí las hijas de Pedro I, damas de sangre real, fue ampliado por edificios próximos, cuya unión obligó a efectuar derribos para trazar de nuevo la calle llamada de los Buzones, hasta entonces de recorrido recto hasta la plaza de la Merced. Es el punto de salida y llegada una emotiva procesión el Jueves Santo.

La plaza está dedicada al poeta Gustavo Adolfo Bécquer y al literato José Ortega Munilla. Apareció como escenario en algunas películas de Luis Buñuel.

 

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES