Convento de Santa Úrsula

La primera iglesia de estilo mudéjar fue fundada en 1360. De ella quedan importantes restos, destacando la techumbre de madera en la sacristía, el tajuel de lacería, formando estrellas de ocho y dieciséis puntas, con cupulines de mocárabes.

La entrada a la iglesia se realiza por la nave de la epístola, encontrándose detrás de la sencilla puerta la capilla de San Nicolás de Tolentino, presidida por el magnífico retablo de "La Visitación", obra de Alonso de Berruguete, realizada en 1535. Debajo de la escena central que da el título al conjunto, flanqueada por dos óvalos pintados con San Cristóbal y San Antonio, se encuentra un relieve con la Virgen de Belén y dos tablas a sus lados, con San Juan Bautista y San Sebastián. Corona el altar el calvario.

El resto del edificio fue creciendo a lo largo de los siglos en torno a los patios. Al exterior se observa el típico ábside mudéjar, semicircular, de ladrillo, decorado con ventanas en arcos polilobulados que cobijan otros de herradura. Desde hace años el convento posee un internado para chicas.

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES