Convento de la Purísima Concepción

La iglesia fue fundada por el cardenal don Pascual de Aragón, siendo lugar de su enterramiento. Cumpliendo con los preceptos de la arquitectura de la Contrarreforma del siglo XVII, presenta una fachada-retablo de piedra, rematada por un frontón triangular con óculo central.

El edificio es de ladrillo, repintado recientemente. En la hornacina se encuentra una Inmaculada, atribuida al escultor madrileño de origen portugués, Manuel Pereira También es característica de la época la planta rectangular de una sola nave, muy sobria pero realizada con materiales nobles cubierta con bóveda de medio cañón fajeado y con lunetos.

En el retablo mayor interviene el broncista Fanelli. Los cuadros son de Francisco Rizzi. Los grandes lienzos laterales son en realidad armarios que contienen innumerables relicarios. Enclavada en las proximidades de otros conventos, es la última fundación de este tipo en la ciudad. Su arquitecto, Bartolomé Zumbigo y Salcedo, se convierte en maestro de obras de la Catedral.

 

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES