Centro Cultural San Marcos

En Toledo, a veces no todo es lo que parece: antiguas iglesias que en la actualidad son salas de conciertos, conventos que ahora son aulas de universidad, un cementerio de monjas que en el siglo XX se convirtió en centro cultural...

Así, nos encontramos con el centro cultural San Marcos, un antiguo convento que ha asumido con el paso de los siglos su reconversión como sede del Centro de Interpretación del Toledo Histórico y el Archivo Municipal de la ciudad. El centro además cuenta con una sala de exposiciones y auditorio para eventos.

Finalidad

El presente proyecto de actuación es uno de los más emblemáticos de todo el conjunto de intervenciones del Programa de Renovación Urbana del Centro Histórico de Toledo. Surgió con el objetivo definido de recuperar para la vida ciudadana uno de los mayores edificios de la ciudad, preparándolo y adaptándolo para un uso de nueva creación y alto valor añadido que permitiese centralizar la realización de actividades culturales; archivo y biblioteca, sala de exposiciones y auditorio, etc. Hasta el momento los mismos que hacían de forma dispersa por la ciudad, al no disponerse de una infraestructura adecuada que permitiese la concentración de estos servicios.

El convento de San Marcos, situado en las proximidades del Ayuntamiento y de la Catedral , permanecía hasta el momento de su rehabilitación como un edificio degradado del que quedaba únicamente el armazón de una fábrica ruinosa y abandonada. Fundado inicialmente por los trinitarios en el siglo XIII, su figuración arquitectónica fue evolucionando hasta alcanzar su expresión final entre los siglos XVII y XVIII. Poco después fue desalojado por las sucesivas desamortizaciones estatales, hasta convertirlo en cuartel de Infantería y, después, en dependencias municipales secundarias. Tras los destrozos que dejó en su estructura la guerra civil, entre ellos la desaparición de loas estatuas de los santos fundadores que se encontraban en las hornacinas que aún perduraban en la fachada principal, el deterioro y el abandono extendieron a un edificio imponente desacralizado y vaciado de cualquier contenido. Sus últimos usos fueron como taller municipal de carpintería y almacén de enseres y carrozas. Restos de una antigua fábrica fueron diseminados y reutilizados en diversos puntos de la ciudad, como la portada que se localiza en una edificación de la calle Gerardo Lobo, junto a la antigua Estación de Autobuses.

El Plan Especial del Casco Histórico proponía la recuperación y rehabilitación de San Marcos para dotarle de un uso cultural y de ocio de gran valor, tanto para los residentes en la zona monumental como para todos los toledanos y visitantes. En esa línea se trabajó desde el primer momento, recurriendo a una antigua propuesta municipal que hasta el momento no había podido materializarse.

Actuación

Dentro del conjunto general de las actuaciones de rehabilitación y reordenación urbana del Casco Histórico de Toledo, la presente obre se enmarca en línea de recuperación de viejos edificios abandonados para su reconversión en infraestructuras rotacionales, que generan nuevas actividades para la revitalización del tejido urbano. Para conseguirlo fue fundamental el análisis y estudio detallado del uso al que se destinaría al gran espacio creado gracias a la rehabilitación del antiguo templo. El proyecto apostó por un uso versátil, no específico, y que permitiese la alternancia de diversas posibilidades de utilización. Se trataba de configurar un Centro Cultural concebido para la compatibilidad con cualquier uso, siendo capaz de ofrecer las mayores posibilidades ante unos contenidos culturales que evolucionan cada vez más hacia una naturaleza menos fija y definible.

Así el proyecto define este espacio como un contenedor central, en un estado habitual de uso que los hace compatible con exposiciones, coloquios, pequeños congresos y representaciones. Si se pretendiesen orientar el uso hacia actividades de mayor aforo, el espacio habitual se complementa con grupos móviles de butacas. Uno de ellos se encuentra recogido bajo la escena e invade en su colocación el plano horizontal inferior; en la zona alta de la nave central hay otro graderío, hasta completar un total un total 390 plazas. Si las necesidades requieren el aumento del aforo se estudia la utilización de las pasarelas de los hombros del crucero, aumentando en esta situación de excepcionalidad la concurrencia. En este estado de utilización, al extremo de la versatilidad de este espacio se añade, además, una cabina de proyección y cabinas de traducción simultánea, así como un pequeño área de atención a conferencias y congresistas.

Al margen de este gran espacio central multiusos, se crearon dos salas de exposiciones y una de eventos y seminarios, siempre relacionados con la zona central, destacando así el espacio monumental y la brillante obra de restauración ejecutada. Como resumen, el proyecto define un doble uso para el nuevo edificio de San Marcos: La sede del Archivo Municipal y el Centro Cultural.

Sala de Exp. San Marcos

Dirección: C/. Trinidad, 7 (piso alto)- 45001 TOLEDO

Teléfono:+34 925 221 616

Este sitio usa cookies de navegación, que recogen información genérica y anónima, siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información sobre las cookies y su uso en POLITICA DE COOKIES